CHOTTO- MATTE Londres

Volvemos a Londres, la que considero capital gastronómica del momento y os llevo a conocer uno de los restaurantes más trendy de la ciudad. Os presento a Chotto Matte London, ubicado en pleno Soho (pues también tiene locales en Miami, Toronto y Mikonos).

Este restaurante nikkei (fusión japonés y peruano) es  de esos lugares que te hacen vivir una verdadera experiencia gastronómica, pues la vives con todos los sentidos. Desde que entras por la puerta que da acceso a la primera planta, los estridentes graffitis japoneses inspirados en la cultura urbana de Tokyo que adornan las espectaculares paredes, obra de  Tom Blackford, atrapan tu atención. La inmensa barra central de piedra volcánica, o las luces ultravioletas de la planta baja que convierten el aseo en una auténtica discoteca futurista, tampoco os defraudarán.

fullsizeoutput_1265

Empecemos a hablar de lo importante. ¿Qué debo pedirme?

Pues bien, en una carta llena de tentaciones como la de Chotto Mate no es tarea fácil, pero aquí van los must que no podéis perderos si os animáis a visitar este fantástico restaurante nikkei:

Sin duda, para empezar, el Ceviche (Cebiche en peruano) de Lubina, en una palabra, perfecto. Perfecto en frescura de los insumos (especialmente del pescado), perfecto en sabor con el toque de del limón que estaba en su punto (ni avinagrado ni astringente) y de cebolla (hay que tener cuidado de no pasarse), perfecta presencia de ají amarillo peruano y perfecto juego de texturas (crocantes y suaves). Creo, que se trata del mejor que he probado hasta la fecha, ahora mismo, me atrevo a decir que ocupa mi Top nº1.

img_9417.jpg

De Perú viajamos a Japón y a sus sushi rolls (que nunca faltan en la oferta japonesa).

De sus diez propuestas, nos decantamos por las siguientes y fueron un éxito:

  • Sato maki: flambeado en el momento, las setitas quedan bien braseadas, muy top.
  • Spicy tuna: olvídate de la soja y prepárate a mojarlo en la salsa de chili picante.
  • Spicy salmon: en una palabra, cremosidad. Querrás rebañar bien el plato.
IMG_9426
Rollo de lubina, cubierto de salmón, pimienta y soja de lima
IMG_9428
Rollo de atún picante con salsa de chili picante.
IMG_9424
Rolllo de salmón picante, con ají amarillo y emulsión de soja

Para cerrar, volvemos a Perú con estas espectaculares costillas de ternera, espárragos sobre puré de patatas moradas y salsa Teriyaki. Aunque la imagen habla por sí sola, quisiera destacar la ternura de las costillas, literalmente se deshacían en el plato (mucho antes de llegar a la boca).

      IMG_9423  IMG_9421

Os aconsejo que acompañéis todas estas delicias con las cervezas autóctonas, tanto peruanas (Cusqueña) como las japonesas (Asahi Super Dry). Si queréis algo más subidito de tono, ¡a por el pisco se ha dicho!

Si os va más un plan tranquilito y valoráis un ambiente relajado y agradable, no lo dudéis, id a la hora de comer. El local no está muy lleno, entra muchísima luz a través de las cristaleras que os hará disfrutar al detalle de la decoración del local y, además, podéis ir sin reserva. Sin embargo, si lo vuestro es la fiesta, y os apetece sumergiros en la noche londinense, id a cenar. Por la noche hay un ambientazo pues, como es común en muchos locales, se convierte en bar de copas con música. Eso sí, para cenar, ¡imprescindible reserva!

 

                                  common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128 common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128      15417Nikkei   202365-200.png45-50 p.p 

                         images 11 – 13 Frith St, Soho, London W1D 4RB, Reino Unido

Si quieres descubrir más recomendaciones gastronómicas en Londres, haz click aquí!

3 mercadillos londinenses para chuparse los dedos

Camden

Entre los cientos de puestos que inundan el famoso market del distrito londinense de Camden, muchos de ellos ya míticos como los indios y su Tikka Masala, los asiáticos y sus incansables noodles, los tacos y burritosmexicanos” (que se lo pregunten a mi queridísima amiga mexicana), o los italianos de pizza al taglio que se comen por cientos, os invito a probar Hummus Lina, un pequeño puesto que puede pasar desapercibido entre tanta multitud, pero que os sorprenderá.

Su carta es reducida (lo que es un punto muy positivo) y los platos consisten en una pequeña bandeja, a tu elección, pero con una base fija de hummus y pan de pita casero. Tienen varios tipos: clásica acompañada de garbanzos (5£), con berenjena (6£), champiñones (5£), o con buey ahumado a fuego lento (7£). Además, tienes la posibilidad de añadir extra toppings (garbanzos, pita o huevo duro) por 0,60£.

IMG_5686

         common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128          15417Hummuseria202365-200.png4-7£.
         images   Unit 702 Stables Market, Camden Town NW18AH, Reino Unido (L-d ,11:00-18:00 horas)

Portobello Road

Portobello Road, probablemente el mercadillo londinense más famoso a nivel internacional, se levanta a lo largo de la calle bautizada con el mismo nombre en el icónico distrito de Notting Hill. 

A pesar de que, en origen, empezó siendo un mercado de venta alimentos, a partir de los años 40, los pequeños comerciantes de la zona se fueron haciendo hueco y, gracias a ellos, se ha convertido en una verdadera tentación para los amantes de las antigüedades (preciosas joyas y bisuterías, porcelanas, máquinas de fotos y un largo etcétera), del vintage clothing (ropa de segunda mano a tuti),  y, afortunadamente, también para los foodlovers, pues sigue manteniendo puestos de de venta de comida.

Entre los cientos de puestos que os encontraréis a vuestro paso por la infinita Portobello Road, quisiera destacar uno muy muy muuuy tentador repleto de doughnuts caseros de diferentes sabores, apilados unos encima de otros, formando irresistibles torres de azúcar-mermeladas-chocolates que no sólo te hacen salivar, sino pasar un mal rato porque, decantarte por uno de ellos, es una tarea realmente complicada.

Mis favoritos: Nutella, crema, arándanos, y todos deliciosos (tiernos, bien cremosos por dentro con una buena capa de frosting por fuera, como deben ser). Para que podáis encontrarlo, como referencia, lo encontraréis frente a una pequeña oficina del Santander y de la famosa tienda American Appareal.

images A la altura de 176 Portobello Rd, London W11 2EB.

También muy recomendable el puesto cubano situado justo en frente del pequeño pabellón dónde montan conciertos los sábados (en Cambridge Gardens Road). Lo más especial de este pequeño puesto es que hacen unos bocadillos auténticos cubanos con ternasco (bien rustido), queso, y salsa picante, toda una delicia preparada por dos encantadores cubanos a los que hemos prometido volver!

Canopy Market

Sin duda, este ha sido el gran descubrimiento. A diferencia de los anteriores, este aún no aparece en todas las guías turísticas pues apenas lleva dos años dando cobijo a pequeños productores, tiendas que venden sus productos online, incluso aquellos de reciente creación que quieren darse a conocer como es el caso de Libelle Patisserie una pastelera artesana independiente que, a pesar de estar dando sus primeros pasos, goza de una técnica sublime y delicada con la que prepara unos pasteles con unos diseños dignos de exposición.

También encontraréis otros que ya tienen más recorrido como Casa Cannoli una marca que nació en Sicilia y que apostó por expandirse en Londres al detectar que no se podían encontrar estos auténticos dulces italianos de calidad. Lo que les diferencia del resto, es su filosofía, sólo utilizan materia prima importada, como los pistachios recolectados a los pies del Etna y las avellanas del Piamonte, ambos, garantizados por una D.O.P. Tal ha sido su éxito, que ya tienen presencia en ni más ni menos que 7 markets londinenses (como One New Change, Real Food Market o Broadway Market).

Recomendación: Como no podía ser de otra manera, todos están espectaculares pero, el de auténtico pistachio siciliano, es mi debilidad.

 

Podréis encontrarlo todos los fines de semana en Canopy Market,  cerca de la estación de Kings Cross en un amplio espacio que poco a poco va ganando fuerza (en la que también organizan catas y otras actividades gastronómicas), y dónde van rotando los puestos por lo que podréis descubrir otras muchas propuestas interesantes.

         images   West Handyside Canopy,King’s Cross, N1C 4BZ. Abierto el último fin de semana de cada mes.

 

Si quieres descubrir más recomendaciones gastronómicas de Londres, pincha aquí .

Las alubias más afamadas de Tolosa

Guipúzcoa, uno de los referentes gastronómicos de nuestro país por su insuperable oferta que va más allá de los mundialmente conocidos pintxos de San Sebastián, y vengo a demostrarlo.

En esta ocasión, he querido llevaros a lo más profundo de la provincia, hasta Tolosa, la cuna de las alubias, también conocidas como las “perlas negras”.

A lo largo y ancho de la región, encontraremos cientos de restaurantes que ofrecen estas alubias, pero ningunas como las  que prepara Roberto Ruíz en El Frontón .

Lo que hace tan especiales a estas alubias negras es que, Roberto Ruiz, ha conseguido elevarlas a otro nivel. De un tradicional plato pesado y copioso, a uno refinado y milagrosamente liviano. ¿Cómo es posible? Pues bien, su truco no tiene trampa ni cartón, lo consigue cocinando las alubias a fuego lento en una cazuela simplemente con agua fría, aceite de oliva y la cebolla finamente picada para conservar la pureza de todos y cada uno de los sabores. 

¿Y qué ocurre con los sacramentos? Eh ahí el quid de la cuestión, los cocina por separado! En este caso, los sacramentos que acompañan a estas alubias negras son la Morcilla de Beasain (tierna tierna, se deshace), el tocino ibérico y la Berza (salteada) junto con las Piparras (Guindillas de Ibarra) que no podían faltar. 

 

fullsizeoutput_f6c
Alubias de Tolosa, El Frontón

¿Hay hueco para el postre? ¡Por supuesto! No os podéis perder el delicioso arroz con leche de caserío ecológico con helado de vainilla, sin duda, uno de los más ricos que he probado.

fullsizeoutput_f6f.jpeg
Arroz con leche, El Frontón

Antes de despedirme, quería destacar otra de las cosas que me conquistó: en la carta, incluye a todos los proveedores y productores locales con los que trabaja, una gran iniciativa solidaria que no solo ayuda a la promoción de los productos de la zona, sino que da confianza al consumidor. ¡Buen trabajo chef!

Así que si os animáis a probar las alubias más cremosas y con más renombre del País Vasco,  ya sabéis donde encontrarlas!!

Por último, para los foodies cocinitas, aquí os dejo un pequeño regalo, la receta de las alubias por otro súper chef, Martin Berasategui.

ON EGIN!
                                    common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128          15417Vasca
202365-200.pngPlato alubias 18€, Menú Beotibar 48€+IVA, Menú Tolosa 38€+IVA.
         images Paseo de San Francisco, 4. 1ºPiso, 20400 Tolosa, Guipúzcoa, Guipúzcoa                                                                   943 65 29 41

 

 

 

 

 

 

Dónde comer y acertar en Londres

Para los que huís de las aburridas cadenas de restaurantes y de los fast food, he aquí una breve guía gastronómica que te permitirá disfrutar de la ciudad como un auténtico londoner.

Brunch

Para empezar bien el día, no queda otra que irse de brunch y mimetizarse con el resto de los lugareños. Pues bien, os traigo uno que os va a chiflar y que rompe con los tradicionales huevos benedictinos, las freanch toast o las pancakes. Se llama Dishoom, from Bombay with love.

Como habréis podido intuir, se trata de un restaurante indio, pero no de uno cualquiera. Viene arrasando desde su apertura en 2010, tanto, que el año pasado una encuesta lo nombró “el mejor lugar para comer en el Reino Unido“.  Lo que no es de extrañar pues ya van por cuatro aperturas (en Covent Garden, Shoreditch y Carnaby) aunque sin duda, el más auténtico y el que no os podéis perder, es el situado en  King´s Cross. Sus fundadores, una familia de origen indio, han declarado que la gran acogida se debe a que han conseguido salir del estereotipo del Curry como comida india y han llegado mucho más lejos, logrando traer la verdadera esencia. Lo mismo con la decoración que, lejos de los tradicionales colores llamativos, apuestan por recrerar los antiguos cafés iranís de los Parsi de principios de siglo que, a su vez, se ambientaban en las brasseries francesas y en los cafés de Viena, logrando un aspecto colonial verdaderamente especial lleno de glamour y autenticidad.

Recomendación: Keema per eedu (keema de pollo especiado y picante es-pec-ta-cu-lar, cubierto con dos huevos fritos y patatas fritas “sali“, servido con dos bollitos caseros) y el Bacon and egg naan roll  (una “tortita” recién horneada en el horno tandoor, con queso crema, mermelada de tomate chili y hierbas frescas relleno de bacon y huevo) es uno de sus best seller. De beber, animaros a probar el chocolate chai (chocolate caliente picante).

                       common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128   15417India 202365-200.png12-16£
           images5 Stable St, Kings Cross, London N1C 4AB

Lunch

Si estaís de paso por la zona de Chelsea, o de visita por el Museo Victoria & Albert, muy cerca encontraréis The Good Life Eatery, un pequeño rincón popular entre los londoners que quieren cuidar la línea. Su oferta gastronómica basada en la healthy food incluye deliciosos batidos y sus famosas ensaladas, wraps, y bowls.

Recomendación: Goodness bowl (fideos de calabacín con brocoli y tomatitos cherry, falafel de calabaza y quinoa, hummus de remolacha, medio aguacate con pipas de calabaza, ensalada de kale con salsa de jalapeño y queso feta).

IMG_5091
Goodness bowl
                    common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128    15417 Healthy food202365-200.png15£
                images59 Sloane Avenue, South Kensington

Tea time

Puestos a mimetizarnos, la hora del té no podía faltar y, en esta ocasión, en lugar de llevaros al mítico y tradicional café inglés os traigo hasta el Número 11 de la Calle Pimlico (metro Sloane Square, cerca de Chelsea) un rincón de esos que te seducen por los ojos y al que te quedas con ganas de volver. Cada rincón, es un paraíso para los #decolovers que parece salido de la revista más chic de decoración.

Recomendación: Clásico té, chocolate caliente o la amplia variedad de cocktails.

         common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128    15417 Británica202365-200.png3,5 (café/té)-10£ (cocktails)
                              images11 Pimlico Road, Belgravia.

 

Cena en el lugar más cool de la City

Lleno de lunes a domingo, este restaurante dirigido por el Chef Claudio Cardoso fusiona la cocina japonesa, peruana y brasileña, bajo el nombre de Sushi Samba. El éxito no es de extrañar puesto que lo arrastra de sus afamados locales en Miami, Las Vegas o Nueva York.

Esta gastroexperiencia comienza mucho antes de saborear los platos, cuando un ascensor de cristal -desde el que se disfrutan una de las vistas más espectaculares de la ciudad-, te transporta a la velocidad de un rayo hasta el piso número 38.

¿Por qué se ha convertido en un must? Por varios motivos.

Por ofrecer comida de excelente calidad con una elaboración y presentación de un altísimo nivel a un precio razonable (no así las bebidas que tienen precios desorbitados). Ofrece menú Snack Bar (más reducido) que es una buena opción sino tienes reserva.

Recomendación: El Topo, Tiger Maki y California roll (con aceite de trufa).

Porque está situado en el piso 38 de la Torre Heron, uno de los edificios más altos de la City que goza de unas privilegiadas vistas entre las que se puede contemplar el edificio diseñado por Norman Foster conocido popularmente como Gherkin Tower (“El Pepinillo”) por su forma ovalada.

Porque la decoración, que cambia de una planta a otra, creando diferentes ambientes con espectaculares lámparas, paredes con diseños vivos y coloridos, crea una atmósfera muy especial de la mano del dj que pincha música latina muy divertida que te invita a tomarte una copa en su terraza alrededor de un gigante y espectacular árbol rojo iluminado y, porque no, a echarte unos bailes.

IMG_5135
Terraza oeste del bar Sushisamba
    common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128   15417Sushi fusión 202365-200.png40-60£ (con vino, cocktails)
                  imagesHeron Tower, pisos 38 y 39

 

Tapas por un “Tubo”.

Hoy nos vamos hasta la ciudad del cierzo, de las migas, de la trenza de Almudévar, de la borraja y de los cardos, del chilindrón, del ternasco y de las tapas. Hasta mi ciudad natal, Zaragoza.

Hoy he querido compartir con vosotros mi ruta gastronómica preferida, y no por razones obvias, sino porque si tenéis el placer de degustarla, podréis comprobar que nada tiene que envidiar al tapeo por la emblemática Parte Vieja de Donosti ni a la famosa calle del Laurel de Logroño.

Además, creo que resulta muy oportuno puesto que estamos en plenas fiestas que todos los años se celebran en honor de nuestra queridísima Virgen del Pilar (en nuestra jerga, de nuestra “Pilarica”) que inundan las calles Zaragoza para disfrutar del Pregón, del desfile de carrozas, de las peñas, de la comparsa de cabezudos y gigantes, de la espectacular ofrenda de flores o del Rosario de la Aurora para los más devotos. Sea cual sea tu plan, siempre hay un hueco para ir de tapas por el Tubo.

El “Tubo”, así es como se conoce a la famosa zona de tapeo situada a espaldas de Plaza España y limitada por la famosa calle Alfonso que desemboca en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Un foco gastronómico concentrado principalmete en dos calles (Calle Estébanes y Calle Libertad), al que poco a poco se han ido sumando pequeñas calles adyancentes llenas de tabernas y bares al más puro estilo donostiarra. En ellas, se respira un ambientazo tanto por el día como, sobre todo, por la noche, que es cuando recomiendo ir.

Ahora, sacad vuestras agendas/bloc de notas/tablets/iphones/androids y apuntad (están ordenadas por ubicación para facilitaros la búsqueda):

Resultado de imagen de png tapasCasa Lac. Un clásico que merece abrir esta lista de imprescindibles. No sólo por la ubicación a las puertas del famoso Tubo, sino por que la calidad de su cocina a base de verduras de primera, y la tradición definen a este local que en 2008 pasó a manos de Ricardo Gil, propietario del prestigioso Restaurante 33 de Tudela en Zaragoza.  En él, ha querido conservar toda la esencia y decoración de 1825 pero con un toque de modernidad. Para los que les gusta la sobremesa y os da pereza haceros un hueco en la barra, estáis de suerte, tiene restaurante en la planta superior.

imagesCalle Mártires, 12.

Resultado de imagen de png tapasUasabi, continuamos por la calle del Cuatro de Agosto. Un japonés fusión-aragonés que a pesar de romper con el tradicional tapeo del Tubo, ya se ha hecho un hueco y no puede faltar en esta ruta de imprescindibles. No dejéis de probar el Maki aragonés’ acompañado de Ternasco o salsa Tártara. 

imagesCalle Cuatro de Agosto, 18.

Resultado de imagen de png tapasCasa Pascualillo, su tapa emblemática es la cigala de la huerta, a base de ajetes tiernos fritos, delicioso.

imagesCalle Libertad 5.

Llegamos a las famosas “cuatro esquinas” de las que hay que destacar:

Resultado de imagen de png tapasLas famosísimas croquetas (croquetones porque son gigantes) de Doña Casta. Tienen para todos los gustos: Cabrales con manzana, Bacalao y trigueros, Morcilla con piñones, Boletus y Foie y muchos y muchos más. Es uno de los locales más abarrotados de la zona y por algo será, no probaréis unas croquetas igual. Si queréis algo más de tranquilidad podéis reservar en el restaurante de la planta de abajo.

imagesCalle Estébanes, 6.

Resultado de imagen de png tapasVinos Nicolás: Es una de las tascas más antiguas del Tubo que sigue atrayendo a sus  fieles clientes por sus famosos tacos picantes de ternera que son su especialidad.

imagesCalle Estébanes, 4.

Resultado de imagen de png tapas El Balcón del Tubo, justo enfrente de Vinos Nicolás encontraréis este rincón que esconde unas deliciosa tapa de albóndigas con salsa de naranja.

imagesCalle Estébanes, 7.

Siguiendo por una de las arterias que componen el Tubo, a lo largo de la Calle Estébanes encontraréis otras dos tabernas que son un must:

Resultado de imagen de png tapasBodegas Almau “1870”. Famoso por sus anchoas consideradas por muchos las mejores anchoas en salmuera de Zaragoza y por su amplia oferta de vinos, incluidas denominaciones propias. Aquí tenéis que pedir: “Explosión de vinagre”. La decoración del local repleto de botellas y lleno de historia, no os dejará indiferentes.

imagesCalle Estébanes, 10.

Resultado de imagen de png tapasLa Casa de las Migas “Desde 1900” está justo en frente de Bodegas Almau, famoso por los pinchos, muchos de ellos “fritos” (empanadas, saquitos de morcillas o de verduras) que tiene expuestos en la barra (a modo Donosti). Si queréis probar una ración de migas con longaniza, tienen una ración de tamaño perfecto para compartir y para seguir con la ruta.

imagesCalle Estébanes, 9.

Hasta aquí, mis imprescindibles del Tubo.

Pero como Zaragoza esconde otros muchos rincones gastronómicos no quería  dejar de hablaros de estos otros:

Resultado de imagen de png tapasLos Victorinos: En un pequeño callejón (Calle José de la Hera, 6) encontraréis este bar, conocido por todos los maños. Su tapa más famosa es el montadito de jamón de cerda, con foie y una cama de boletus edulis, salseado con oporto. Exquisito.

imagesCalle José de la Hera, 6, 50001 Zaragoza

Resultado de imagen de png tapasMarpy: si te gustan los toros, este es tu sitio. Todas las paredes están decoradas con imágenes taurinas. Pero, ojo, no os confundáis, a parte del rabo de toro (su plato estrella) también son famosos por sus fritos y mariscos que no paran de salir de la cocina y que inundan la barra. De nuevo, para los amigos de la sobremesa, es de los pocos que tiene mesas para sentarse. Lo encontraréis en la pequeña Plaza de Santa Marta, en el nº 8.

Resultado de imagen de png tapasEl Lince: famoso por su Guardiacivil (lo que conocemos por una tradicional banderilla pero por algún motivo a ellos les queda mucho más sabrosa) en la misma plaza que Marpy.

Terminaré acuñando un famoso refrán para animaros a visitar una de las ciudades con más encanto y con mejor oferta gastronómica de España:

 “Zaragoza, Zaragoza, no sabe lo que se pierde quien no te goza”.

En busca de los mejores helados de Madrid.

Mes de julio, Madrid, 40 grados al sol y 39 a la sombra. Tras asumir que el calor no nos va a dar tregua, solo queda hacerse con un sombrero tamaño pamela, beber 100 litros de agua al día y, mi remedio favorito, ir en busca de un refrescante helado que te haga olvidar por unos instantes que estás en el desierto del Sáhara.

A continuación, os traigo los mejores helados de la capital, y para ponéroslo más fácil, allá van unas preguntas que os facilitarán la difícil elección:

1. ¿Vas buscando sabores naturales? No lo dudes, MISTURA es tu sitio.

Famosos por elaborar sus helados artesanalmente, sin aditivos artificiales (sin conservantes ni colorantes), obtienen las materias primas de proveedores locales utilizando leche de granja y fruta natural. Para los que no somos unos entendidos en esto de la fabricación de helados, explican que, lo que les permite hablar de un helado artesanal, es precisamente que la elaboración pasa por tres fases diferenciadas (pasteurización, maduración y mantecación) a diferencia de los industriales que se limitan a una sola.
Por si fuera poco, para salvaguardar las propiedades y obtener una mezcla perfecta, la preparación del helado se hace sobre una lasca de piedra de granito a baja temperatura y, con un característico juego de espátulas (que no os dejará indiferentes) van mezclando los toppings.

image
Preparación helados Mistura Handcrafted sobre lasca de piedra

Destacan por ofrecer desde tradicionales sabores como café o yogurt a los que, para mi gusto, son los más apetitosos: pistacho, avellana y dulce de leche. Si preferís algo más fresquito, podéis decantaros por los sorbetes de limón, frutos rojos o hierbabuena, entre otros.
Por último, también tienen dejan hueco para una limited edition de maracuyá, cacahuete, plátano, mango, manzana y baileys.
La personalización del producto es uno de sus puntos fuertes, por eso, ofrecen una amplísima selección de toppings, frutos secos (muy fan de las nueces de macadamia), frutas o mermeladas (las fresas son espectaculares) y para los más golosos bakery &chocolate (mi favorito, el brownie, tierno tierno). Si os cuesta decidiros, ¡no dudéis en preguntarles! Se adaptarán a vuestras preferencias y os darán unas riquísimas recomendaciones.
Aunque hoy me quería centrar en helados, no podía dejar de recomendaros los zumos naturales de frutas y verduras y sus iced coffe.

image
Interior Mistura c/ Augusto Figueroa.

¿Dónde encontrarlos? Pues tengo una gran noticia! Han ido creciendo y ya los podéis encontrar en varios puntos de la capital: Goya 50, Augusto Figueroa 5 (pegadito a Fuencarral), Ciudad Rodrigo 6 (Plaza Mayor) y en Gran Vía en la tienda de New Balance.

Ptss Ptss: Ahora también podéis disfrutarlos sin moveros de casa con Deliveroo.

 Precio: 2,60€ el tamaño pequeño con un topping hasta los 4,20€ el tamaño grande con dos toppings.

2. ¿Eres de los que siempre va buscando un toque diferente? En ese caso,  ROCAMBOLESC y su famoso carro de helados te está esperando.

Este divertido proyecto de Jordi Roca y su mujer Alejandra, que se ha hecho hueco en la famosa azotea del Corte Inglés de Serrano (justo en frente de StreetXO) supone todo un acontecimiento gastronómico ya que, hasta entonces, nunca habían salido de su tierra.

image
Tarrina rocambolesc con dulce de leche y brownie.

Contáis con varias opciones:

  • Para los más creativos: dejaros sorprender por las obras de arte que os están esperando en ese mágico carro de helados. Algodón de azúcar, peta zetas, nubes de vainilla o violeta y rocas de miel son algunos de sus productos sorpresa. Se puede tomar en cucurucho de barquillo (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) y en tarrina pequeña (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) o grande (4,75 o 4,25 euros). ¡También tienen tarrinas de 500 ml take away!
  •  Panet: Recomendado para los más golosos. Brioche relleno de helado (del sabor que tu prefieras), acompañado de toppings (siropes varios, brownie, nubes, frutos secos tipo avellana garrapiñada o almendra tostada, etc) con un toque de calor final (en la máquina especial de panets) quedando calentito por fuera y fresco por dentro, un contraste muy especial.  Precio: 4,95 euros.
  •  Polos: Para los que os gusta cuidar la línea, los sorbetes de fresa, arándanos o ciruela que cobran singulares formas como  la “Rocanas” con la forma de nariz de su creador Jordi Roca, o el Oso del madroño como homenaje a la capital, son perfectos aliados.

 

image
“Rocanas” y “Helado Oscuro”

3. ¿Te apasiona el chocolate y las cookies?, ¿te consideras un #nutellafan? Si las respuestas han sido afirmativas,  no te prives y acércate a LA PECERA para probar su Taiyaki, que originalmente da nombre a un pastel japonés con forma de pez que, tras triunfar en NY, ha llegado pisando fuerte a la capital. Si aún no has caído, me refiero al famoso pez que, desde su apertura, inunda con fotos las redes sociales. Y no es de extrañar, porque su encantadora forma de pez aparte de resultar muy ergonómica, es lo más.

Pero su atractivo no es lo único que lo ha hecho famoso. La textura del cono más próxima a la de un gofre que a la del tradicional barquillo del cucurucho y el estilo soft del cremoso helado, es todo un éxito.

image
Taiyaki, Pecera.

Llegó la hora de pedir: Puedes optar por pedirte las propuestas de la pizarra, como el Pez Paloma relleno de helado de vainilla, palomitas dulces, chocolate y sirope de caramelo salado, o el Pez Unicornio: que con su oblea, chocolate blanco, cheesecake y algodón de azúcar, se ha hecho con el top1.
O también, puedes diseñarlo a tu gusto, eligiendo tipo de pez (vainilla o chocolate), sabor del helado (ahora cuentan con dos sabores tradicionales de vainilla y chocolate y otros dos que, aunque anuncian que irán rotando, ahora mismo son matcha y salty caramel), relleno opcional de Nutella (sí, sí te atiborran el fondo de esta maravilla), y los toppings entre los que podéis encontrar cookies, galletas, nubes quemadas, siropes o palomitas caramelizadas, entre otros muchos.

Como sé que os he convencido y que ya estáis haciendo hueco en vuestras agendas para haceros con vuestro Pez, aquí os dejo la dirección: C/Velarde, 2, en el corazón de Malasaña.
Precio: taiyaki helado, 3,5 euros sin topping y 4,5€ con topping.

Top escenas inolvidables de comida en el Cine

La comida, ese elemento que consigue llenarnos de alegría, de gozo y que tanto codiciamos, ese, que nos hace pasar tan buenos y tan malos, embarazosos, humillantes, fatigosos y fastidiosos,  momentos. El Cine, ha recogido muchos de ellos y he querido traeros mis favoritos.

Quién no ha sentido nunca la desesperación de estar 24/7 cocinando, poniendo todo su empeño, sientiéndose todo un chef con un par de Estrellas Michelín para después encontrarse con “algo” que ni por asomo se parece a la receta. Ya no por el sabor (que muchas veces ni llegas a probar por la mala pinta que tiene), sino por el aspecto. Pues bien, cuando os sintaís un chef estrellado, y estéis a punto de colgar el delantal, ¡ALTO! no lo hagáis, antes pensad en la famosa sopa azul (si se puede llamar así) de Bridget, que creo que jamás nadie podrá superar:

blue-soup
El diario de Bridget Jones

Sino eres el/la princesa/príncipe de Mónaco, ni te codeas con la realeza, muy probablemente nunca te hayas tenido que enfrentar al indeseable momento de tener que elegir entre 7.000.000 de cubiertos, perfectamente ordenados de pequeño a mayor, con púas diferentes, colocados con tanta minuciosidad, que hasta da pavor coger alguno y estropear la impecable composición. Pues bien, a parte de tener que hacer uso de tu infalible reojo para imitar disimuladamente al de al lado, tú haz como si hubieras nacido con una cubertería bajo el brazo y corriera sangre azul por tus venas, e inspira confianza y seguridad. Y sino, que se lo pregunten a Julia Roberts, a quién se lo pusieron especialmente difícil con un plato de resbaladizos caracoles (pardon, “escargots“).

pretty - copia
Pretty Woman

Estoy segura de que otros muchos, voluntariamente, por compromiso (por mostrar respeto a alguna cultura) o tal vez por venganza/reto de algún amig@ os habéis armado de valor y habéis querido/tenido que abrir vuestro horizonte gastronómico. No, no me refiero a incorporar el Sushi en tu vida, sino a engullir bichos, insectos y animales muy raros y, a priori, poco apetecibles. Pues bien, no sé (ni quiero saber) con cuáles os habéis atrevido, pero estoy segura de que muy pocos podréis superar este momento mítico de Indiana Jones en que le ofrecen una sabrosa cabeza de mono.

monkey
Indiana Jones y el Templo Maldito

Suicidio gastronómico: dícese del acto que consiste en comer cantidades desmedidas de comida sin parar, hasta tal punto que parece que te importa muy poco morir en el intento. Al leer esta definición, a muchos os habrá venido a la mente las largas y copiosas cenas de Navidad en las que no solo sales con +5 kg sino que crees que el botón de tu pantalón cerrado a (máxima) presión, va a salir disparado y que no vas a ser capaz de andar poco más de medio metro. Otros, también habreís recordado esas comidas de la abuela en las que te prepara no menos de 5 platos y que pretende que no dejes ni rastro y, como lo último que quieres es ofender a tu adorada abuelita, te los comes y hasta le dices que qué hay de postre. ¡Todo sea por la Nonna! Los que aún no habéis protagonizado alguna de estas escenas porque sois capaces de contener y de derrotar la Gula o porque cuidais la línea a rajatabla, aquí os dejo la escena de una película que no os podéis perder y que os permitirá participar de estas situaciones pero libre de kilos!

1440949673773
La grande bouffe.

Qué rico está el marisco, ¿verdad? Las gambitas, las cigalas y, si estamos de celebración, por qué no, unas langostas bien hermosas. Qué ricas, y ¡qué horrendas! No sé si alguna vez os habéis tenido que enfrentar a ellas, no como comensal (que esa es la parte fácil) sino como cocineros, veréis como la cosa cambia. Parece que sus patas (que parecen garras), sus bigotes, más largos que los de Dalí,  y sus enormes ojos negros, van a atraparte de un momento a otro. Así que una advertencia a los graciosillos, con eso no se juega, y sino que se lo digan al pobre Woody que sufrió la perversa broma de Annie.

AnnieHall_055Pyxurz
Annie Hall

No todo son momentos awkward, y para demostrároslo, aquí os dejo uno de mis favoritos con mis adoradas Idgy y Ruth. LLeno de buen rollo, cachondeo y mucho, mucho chocolate. Sorry Sheriff, ellas también tienen sus armas.

fgt
Pimientos verdes fritos

Aquí va otro de mis favoritos, ¿por qué? Por que nadie come como él, porque el Apple Strudel (Apfelstrudel) jamás volverá a tener sentido sin él. Porque él logra sacar todo lo mejor de un hojaldre relleno de compota de manzana y, sólo él, es capaz de inundar toda la habitación a base de masticar con un estilo y una personalidad arrebatadora y, por todo lo anterior, de convertir esta escena en una de las más memorables del cine. Christoph Walz, molas.

chirstoph walz bastardos2
Malditos Bastardos

LLega el viernes por la noche y…emergencia!! No hay plan! ¿cómo?, ¿he entendido bien? Sí, sí, te quedas en casa. Bueno no pasa nada, no voy a caer en el sofá-peli-manta, me niego. Voy a montarme un festín, voy a poner un par de velitas para darle un toque chic y además voy a cenar en el salón, nada de comer en la cocina, ¡un poco de glamour por favor! Esto de cenar solo no está tan mal, de hecho, me está empezando a gustar. Colocas todo con mucho cariño, mantel mono, copita de vino, enciendes los cirios y la música, te sientas presidiendo la mesa (hombre no, hay que aprovechar la ocasión) y……Vaya fiasco, mira que los macarrones gratinados tienen un pintón pero creo que no tengo ni hambre, si los concompartiera con alguien estoy segura de que sabrían infinitamente mejor. Pues así, así es como os habréis sentido alguna vez y así es como se sintió nuestro atrevido Macaulay Culkin que tanto marcó mi infancia. Yo jamás me olvidaría de ti, Kevin.

mac-and-chese
Solo en casa

Seguro que muchos de vosotros os habéis atrevido con la Cocina y os habéis apuntado a algun curso para lograr sacar ese mini chef que todos (o casi todos) llevamos dentro. Y seguro que habéis temido EL momento Masterchef en el que tu profesor se acerca con una cuchara y mientras te mira con el ceño fruncido se aproxima irremediablamente a tu plato (si se puede llamar así) para catarlo. Mientras, se te queda una cara de miedo/canguelo, exactamente igual que la de Audrey Hepburn mientras sostiene su tímido Soufflé.

sabrinasufle
Sabrina

Convocar cena de amigos este fin de semana significa ir a la compra y hacerte con medio súper, mirar todo tipo de recetas molonas por internet y programarte para que no te pille el toro. Pues al final ni recetas molonas, ni organización, ya es viernes y no tengo nada. ¿Solución? Voy a hacer unos canapés monísimos y deliciosos que al fin y al cabo a todo el mundo le encantan y me vengo tan taaaan arriba que si éramos 6 he hecho comida como para 200 personas. Bueno, no pasa nada, el lunes lo llevo a mis compis de trabajo que seguro que quedo fenomenal.

original
El Gran Hotel Budapest

Por último me despido con esta escena que seguro que os resultará familiar. Matilda, la inofensiva niña con poderes que tanto nos hizo disfrutar, volar y ¡pasar hambre! Entre este apetitoso pastelito de frambuesas y la dichosa tarta de chocolate tamaño XXXXXXL de Bruce, no nos lo puso nada fácil.

3cd0be27a2343592941b4bee660da3e6
Matilda

Hasta pronto!