El verdadero sabor santanderino en Madrid

El Cañadio, un lugar que a muchos  afortunados os resultará familiar, pues ya son muchos los años que aterrizó en la capital.   se podría definir como el mejor embajador de la comida santanderina de la capital. Tal ha sido su éxito que su dueño, ha

Cocina tradicional puesta al día elaboradas con técnicas modernas y materias primas principalmente cántabras,

carta basada en ingredientes de temporada provenientes básicamente de la comunidad cántabra.

Unas rabas bien hechas, señas de identidad de la ciudad de donde proceden, no pueden faltar en el aperitivo o entre las entradas cuando uno se sienta a comer. Como no podía ser de otra forma, sirven buenas anchoas de Santoña. Unos buñuelos de brandada de bacalao que, aunque a primera vista podían parecer que traían exceso de grasa, eran ligeros y muy ricos. La ensaladilla rusa estaba buena, y los bocartes fritos, deliciosos; exactamente igual que los que tenemos la suerte de probar y disfrutar cuando vamos por tierras de Cantabria. Un canelón relleno de pularda y foie, delicado y suave que nos convenció desde el primer bocado.

éxito gastronómico cántabro fuera de las fronteras de la región es sinónimo ineludible de un nombre propio: Paco Quirós.Beatriz Fernández y Jesús Alonso para abrir una sucursal de su emblemático Cañadío en la capital española. Este no sería más que el desembarco. barra de pinchos muy a tener en cuenta y un servicio de sala atentísimo y encantador al que luego se le sumaría la apertura de un hermano pequeño.

Comedor y barra comparten cartas y platos, algo que pone de manifiesto la extensa flexibilidad que se le proporciona al comensal, permitiéndole también pedir medias raciones de la mayoría de los platos e, incluso, unidades de algunos.

fullsizeoutput_101d
Tartar de tomate y queso de la Jaradilla

Steak Tartar, homenaje a Alberto Chicote. Sin guarnición (pan, helado, granillo de almendras):

fullsizeoutput_1023

fullsizeoutput_1024
Tajada de Bacalao con vinagreta
fullsizeoutput_1025
Tarta de queso
fullsizeoutput_1026
Brioche de Torrija
                                    common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128          15417Cántabra
202365-200.png35.00 € a 45.00
         images   Calle del Conde de Peñalver, 86, 28006 Madrid             912 81 91 92

Las alubias más afamadas de Tolosa

Guipúzcoa, uno de los referentes gastronómicos de nuestro país por su insuperable oferta que va más allá de los mundialmente conocidos pintxos de San Sebastián, y vengo a demostrarlo.

En esta ocasión, he querido llevaros a lo más profundo de la provincia, hasta Tolosa, la cuna de las alubias, también conocidas como las “perlas negras”.

A lo largo y ancho de la región, encontraremos cientos de restaurantes que ofrecen estas alubias, pero ningunas como las  que prepara Roberto Ruíz en El Frontón .

Lo que hace tan especiales a estas alubias negras es que, Roberto Ruiz, ha conseguido elevarlas a otro nivel. De un tradicional plato pesado y copioso, a uno refinado y milagrosamente liviano. ¿Cómo es posible? Pues bien, su truco no tiene trampa ni cartón, lo consigue cocinando las alubias a fuego lento en una cazuela simplemente con agua fría, aceite de oliva y la cebolla finamente picada para conservar la pureza de todos y cada uno de los sabores. 

¿Y qué ocurre con los sacramentos? Eh ahí el quid de la cuestión, los cocina por separado! En este caso, los sacramentos que acompañan a estas alubias negras son la Morcilla de Beasain (tierna tierna, se deshace), el tocino ibérico y la Berza (salteada) junto con las Piparras (Guindillas de Ibarra) que no podían faltar. 

 

fullsizeoutput_f6c
Alubias de Tolosa, El Frontón

¿Hay hueco para el postre? ¡Por supuesto! No os podéis perder el delicioso arroz con leche de caserío ecológico con helado de vainilla, sin duda, uno de los más ricos que he probado.

fullsizeoutput_f6f.jpeg
Arroz con leche, El Frontón

Antes de despedirme, quería destacar otra de las cosas que me conquistó: en la carta, incluye a todos los proveedores y productores locales con los que trabaja, una gran iniciativa solidaria que no solo ayuda a la promoción de los productos de la zona, sino que da confianza al consumidor. ¡Buen trabajo chef!

Así que si os animáis a probar las alubias más cremosas y con más renombre del País Vasco,  ya sabéis donde encontrarlas!!

Por último, para los foodies cocinitas, aquí os dejo un pequeño regalo, la receta de las alubias por otro súper chef, Martin Berasategui.

ON EGIN!
                                    common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128          15417Vasca
202365-200.pngPlato alubias 18€, Menú Beotibar 48€+IVA, Menú Tolosa 38€+IVA.
         images Paseo de San Francisco, 4. 1ºPiso, 20400 Tolosa, Guipúzcoa, Guipúzcoa                                                                   943 65 29 41

 

 

 

 

 

 

BALI: Dos lugares que no debes perderte

Bali, la isla más famosa de Indonesia (de las 17.500 islas que la integran) y muy probablemente del Sudéste asiático, por sus gentes y su sonrisa permanente, por sus espectaculares campos de arroz, por sus mágicos templos hinduistas, por ese je-ne-sais-quoi que se respira en el ambiente que te llena de buenas vibraciones, es un lugar que a todos los afortunados que tenemos el placer de conocerla, nos deja huella.

Además de traerme en la maleta todo lo anterior, también me traje dos rincones muy especiales de la isla que, aunque no reflejan la cultura de este espectacular país, no tienen desperdicio. Además, cuando estéis hartos de comer los riquísimos Nasi Goreng o las brochetas de Pollo Satay (a la brasa) con salsa picante de cacahuetes deliciosa, lo agradeceréis.

La Laguna

Uno de esos sitios en los que te vas enamorando a cada paso y que te permite disfrutar con todos los sentidos. La entrada del recinto está decorada con enormes carretas típicas de las películas del oeste pero con un estilo bohemio muy original, lleno de colores, flores, todo con un toque gipsy muy #instagrameable.

IMG_3329
Entrada de La Laguna

Lo que hace tan especial a La Laguna es que está dividido en varios ambientes y, todos, muy apetecibles. Desde una zona chill out montada sobre una enorme explanada de hierba con pufs y cojines de colores para tirarte al suelo y relajarte, una terraza frente al mar para disfrutar de la comida con unas preciosas vistas al mar a un idílico puente de madera decorado con bombillas que atraviesa la laguna y que te lleva hasta la arena de la playa. La parte interior del restaurante toda de madera, llena de lámparas, velas, flores, y motivos muy coloridos que llenan la sala, es realmente espectacular (Nota: no dejeis de visitar los cuartos de baño, viajarás a otra época).

IMG_3363
Comedor de La Laguna con vistas al mar

En cuanto a su oferta gastrómica, es variada: Como entrantes ofrecen tablas de queso, “tapas” como croquetas o meatballs (que no nos atrevimos a probar) y ensaladas. También tienen varios sandwiches,  una sección “Raw” con carpaccio, tiradito o tataki de atún y otra grill de la que probamos el Ribe Eye que podéis ver en la foto.

IMG_3393
Rib eye con patatas fritas y ensalada de gambas braseadas.
IMG_3392
Ensalada con gambas braseadas sobre arroz basmati, acompañadas de rúcula y tomates cherry.
       common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128   15417Internacional 202365-200.pngRp 650.000 para dos personas, 20 euros (aprox.)
           images CANGGU, BALI. Jl. Pantai Kayu Putih, Berawa. Abierto de 11.00 a 24.00 horas.

El Kabron

En cuestión de segundos, te trasladas de la salvaje selva verde de Bali hasta Santorini y sus casas blancas que se levantan encima del Mediterráneo. El Kabron es el restaurante-lounge de comida española que ya está en la lista de los must de la isla.

IMG_1295
Infinity pool, el Kabron.

Una espectacular infinity pool desde la que se disfruta de una de las vistas más privilegiadas de toda la isla, mientras te reciben con una copa de MÖET CHANDON y suena una música muy chill de fondo, todo muy top. Pero claro, todo tiene un precio y si vas a Bali en plan mochilero, tendrás que cambiar el chip para darte este caprichito. La entrada que incluye el acceso a la piscina (lo que es totalmente necesario y obligatorio), asciende a 40 euros por persona (lo bueno, es que todo lo que consumas de comer y beber se te irá deduciendo del precio de la entrada por lo que, aprovecha, y ponte las botas).

img_1294.jpg
Copas de MÖET CHANDON servidas en la terraza de El Kabron

En cuanto a su oferta gastronómica, os sorprenderá la variedad de productos españoles que integran la carta de El Kabron en la que podréis encontrar desde gazpacho, ensaladilla rusa y croquetas a bombas de la barceloneta, papas con mojo o butifarra. Nosotros nos decantamos: por la coca de sobrasada con miel de romero y queso azul (también la tenéis de queso manchego con jamón ibérico o queso Brie gratinado con cebolla), el humus de remolacha, las papas con mojo y un poquito de pa amb tomàquet. En líneas generales, quedamos contentos, la presentación y la elaboración realmente muy apetecibles y más en esa idílica atmósfera, pero también es cierto que echamos de menos el auténtico sabor característico de nuestra cocina española.

IMG_3299
Surtido de tapas y raciones de El Kabron

Horario: Abierto desde las 11:30 a las 23:45 horas. Recomendación: Si eres de los que te gusta tomar el sol y no puedes permitirte volver sin colorcito del viaje, ve por la mañana y disfruta de una comida de tapeo y  de un buen cocktail bajo el sol. Si lo tuyo es la sombra, te recomiendo que vayas al atardecer y te quedes a cenar mientras se pone el sol y ves a los cientos de surfers surcando las olas cristalinas, una auténtica pasada.

       common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128   15417Española 202365-200.png40 euros p.p.
           imagesJl. Pantai Cemongkak, Pecatu, Kuta Selatan, Kabupaten Badung, Bali 80361, Indonesia (zona Uluwatu)

 

 

Tapas por un “Tubo”.

Hoy nos vamos hasta la ciudad del cierzo, de las migas, de la trenza de Almudévar, de la borraja y de los cardos, del chilindrón, del ternasco y de las tapas. Hasta mi ciudad natal, Zaragoza.

Hoy he querido compartir con vosotros mi ruta gastronómica preferida, y no por razones obvias, sino porque si tenéis el placer de degustarla, podréis comprobar que nada tiene que envidiar al tapeo por la emblemática Parte Vieja de Donosti ni a la famosa calle del Laurel de Logroño.

Además, creo que resulta muy oportuno puesto que estamos en plenas fiestas que todos los años se celebran en honor de nuestra queridísima Virgen del Pilar (en nuestra jerga, de nuestra “Pilarica”) que inundan las calles Zaragoza para disfrutar del Pregón, del desfile de carrozas, de las peñas, de la comparsa de cabezudos y gigantes, de la espectacular ofrenda de flores o del Rosario de la Aurora para los más devotos. Sea cual sea tu plan, siempre hay un hueco para ir de tapas por el Tubo.

El “Tubo”, así es como se conoce a la famosa zona de tapeo situada a espaldas de Plaza España y limitada por la famosa calle Alfonso que desemboca en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Un foco gastronómico concentrado principalmete en dos calles (Calle Estébanes y Calle Libertad), al que poco a poco se han ido sumando pequeñas calles adyancentes llenas de tabernas y bares al más puro estilo donostiarra. En ellas, se respira un ambientazo tanto por el día como, sobre todo, por la noche, que es cuando recomiendo ir.

Ahora, sacad vuestras agendas/bloc de notas/tablets/iphones/androids y apuntad (están ordenadas por ubicación para facilitaros la búsqueda):

Resultado de imagen de png tapasCasa Lac. Un clásico que merece abrir esta lista de imprescindibles. No sólo por la ubicación a las puertas del famoso Tubo, sino por que la calidad de su cocina a base de verduras de primera, y la tradición definen a este local que en 2008 pasó a manos de Ricardo Gil, propietario del prestigioso Restaurante 33 de Tudela en Zaragoza.  En él, ha querido conservar toda la esencia y decoración de 1825 pero con un toque de modernidad. Para los que les gusta la sobremesa y os da pereza haceros un hueco en la barra, estáis de suerte, tiene restaurante en la planta superior.

imagesCalle Mártires, 12.

Resultado de imagen de png tapasUasabi, continuamos por la calle del Cuatro de Agosto. Un japonés fusión-aragonés que a pesar de romper con el tradicional tapeo del Tubo, ya se ha hecho un hueco y no puede faltar en esta ruta de imprescindibles. No dejéis de probar el Maki aragonés’ acompañado de Ternasco o salsa Tártara. 

imagesCalle Cuatro de Agosto, 18.

Resultado de imagen de png tapasCasa Pascualillo, su tapa emblemática es la cigala de la huerta, a base de ajetes tiernos fritos, delicioso.

imagesCalle Libertad 5.

Llegamos a las famosas “cuatro esquinas” de las que hay que destacar:

Resultado de imagen de png tapasLas famosísimas croquetas (croquetones porque son gigantes) de Doña Casta. Tienen para todos los gustos: Cabrales con manzana, Bacalao y trigueros, Morcilla con piñones, Boletus y Foie y muchos y muchos más. Es uno de los locales más abarrotados de la zona y por algo será, no probaréis unas croquetas igual. Si queréis algo más de tranquilidad podéis reservar en el restaurante de la planta de abajo.

imagesCalle Estébanes, 6.

Resultado de imagen de png tapasVinos Nicolás: Es una de las tascas más antiguas del Tubo que sigue atrayendo a sus  fieles clientes por sus famosos tacos picantes de ternera que son su especialidad.

imagesCalle Estébanes, 4.

Resultado de imagen de png tapas El Balcón del Tubo, justo enfrente de Vinos Nicolás encontraréis este rincón que esconde unas deliciosa tapa de albóndigas con salsa de naranja.

imagesCalle Estébanes, 7.

Siguiendo por una de las arterias que componen el Tubo, a lo largo de la Calle Estébanes encontraréis otras dos tabernas que son un must:

Resultado de imagen de png tapasBodegas Almau “1870”. Famoso por sus anchoas consideradas por muchos las mejores anchoas en salmuera de Zaragoza y por su amplia oferta de vinos, incluidas denominaciones propias. Aquí tenéis que pedir: “Explosión de vinagre”. La decoración del local repleto de botellas y lleno de historia, no os dejará indiferentes.

imagesCalle Estébanes, 10.

Resultado de imagen de png tapasLa Casa de las Migas “Desde 1900” está justo en frente de Bodegas Almau, famoso por los pinchos, muchos de ellos “fritos” (empanadas, saquitos de morcillas o de verduras) que tiene expuestos en la barra (a modo Donosti). Si queréis probar una ración de migas con longaniza, tienen una ración de tamaño perfecto para compartir y para seguir con la ruta.

imagesCalle Estébanes, 9.

Hasta aquí, mis imprescindibles del Tubo.

Pero como Zaragoza esconde otros muchos rincones gastronómicos no quería  dejar de hablaros de estos otros:

Resultado de imagen de png tapasLos Victorinos: En un pequeño callejón (Calle José de la Hera, 6) encontraréis este bar, conocido por todos los maños. Su tapa más famosa es el montadito de jamón de cerda, con foie y una cama de boletus edulis, salseado con oporto. Exquisito.

imagesCalle José de la Hera, 6, 50001 Zaragoza

Resultado de imagen de png tapasMarpy: si te gustan los toros, este es tu sitio. Todas las paredes están decoradas con imágenes taurinas. Pero, ojo, no os confundáis, a parte del rabo de toro (su plato estrella) también son famosos por sus fritos y mariscos que no paran de salir de la cocina y que inundan la barra. De nuevo, para los amigos de la sobremesa, es de los pocos que tiene mesas para sentarse. Lo encontraréis en la pequeña Plaza de Santa Marta, en el nº 8.

Resultado de imagen de png tapasEl Lince: famoso por su Guardiacivil (lo que conocemos por una tradicional banderilla pero por algún motivo a ellos les queda mucho más sabrosa) en la misma plaza que Marpy.

Terminaré acuñando un famoso refrán para animaros a visitar una de las ciudades con más encanto y con mejor oferta gastronómica de España:

 “Zaragoza, Zaragoza, no sabe lo que se pierde quien no te goza”.

En busca de los mejores helados de Madrid.

Mes de julio, Madrid, 40 grados al sol y 39 a la sombra. Tras asumir que el calor no nos va a dar tregua, solo queda hacerse con un sombrero tamaño pamela, beber 100 litros de agua al día y, mi remedio favorito, ir en busca de un refrescante helado que te haga olvidar por unos instantes que estás en el desierto del Sáhara.

A continuación, os traigo los mejores helados de la capital, y para ponéroslo más fácil, allá van unas preguntas que os facilitarán la difícil elección:

1. ¿Vas buscando sabores naturales? No lo dudes, MISTURA es tu sitio.

Famosos por elaborar sus helados artesanalmente, sin aditivos artificiales (sin conservantes ni colorantes), obtienen las materias primas de proveedores locales utilizando leche de granja y fruta natural. Para los que no somos unos entendidos en esto de la fabricación de helados, explican que, lo que les permite hablar de un helado artesanal, es precisamente que la elaboración pasa por tres fases diferenciadas (pasteurización, maduración y mantecación) a diferencia de los industriales que se limitan a una sola.
Por si fuera poco, para salvaguardar las propiedades y obtener una mezcla perfecta, la preparación del helado se hace sobre una lasca de piedra de granito a baja temperatura y, con un característico juego de espátulas (que no os dejará indiferentes) van mezclando los toppings.

image
Preparación helados Mistura Handcrafted sobre lasca de piedra

Destacan por ofrecer desde tradicionales sabores como café o yogurt a los que, para mi gusto, son los más apetitosos: pistacho, avellana y dulce de leche. Si preferís algo más fresquito, podéis decantaros por los sorbetes de limón, frutos rojos o hierbabuena, entre otros.
Por último, también tienen dejan hueco para una limited edition de maracuyá, cacahuete, plátano, mango, manzana y baileys.
La personalización del producto es uno de sus puntos fuertes, por eso, ofrecen una amplísima selección de toppings, frutos secos (muy fan de las nueces de macadamia), frutas o mermeladas (las fresas son espectaculares) y para los más golosos bakery &chocolate (mi favorito, el brownie, tierno tierno). Si os cuesta decidiros, ¡no dudéis en preguntarles! Se adaptarán a vuestras preferencias y os darán unas riquísimas recomendaciones.
Aunque hoy me quería centrar en helados, no podía dejar de recomendaros los zumos naturales de frutas y verduras y sus iced coffe.

image
Interior Mistura c/ Augusto Figueroa.

¿Dónde encontrarlos? Pues tengo una gran noticia! Han ido creciendo y ya los podéis encontrar en varios puntos de la capital: Goya 50, Augusto Figueroa 5 (pegadito a Fuencarral), Ciudad Rodrigo 6 (Plaza Mayor) y en Gran Vía en la tienda de New Balance.

Ptss Ptss: Ahora también podéis disfrutarlos sin moveros de casa con Deliveroo.

 Precio: 2,60€ el tamaño pequeño con un topping hasta los 4,20€ el tamaño grande con dos toppings.

2. ¿Eres de los que siempre va buscando un toque diferente? En ese caso,  ROCAMBOLESC y su famoso carro de helados te está esperando.

Este divertido proyecto de Jordi Roca y su mujer Alejandra, que se ha hecho hueco en la famosa azotea del Corte Inglés de Serrano (justo en frente de StreetXO) supone todo un acontecimiento gastronómico ya que, hasta entonces, nunca habían salido de su tierra.

image
Tarrina rocambolesc con dulce de leche y brownie.

Contáis con varias opciones:

  • Para los más creativos: dejaros sorprender por las obras de arte que os están esperando en ese mágico carro de helados. Algodón de azúcar, peta zetas, nubes de vainilla o violeta y rocas de miel son algunos de sus productos sorpresa. Se puede tomar en cucurucho de barquillo (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) y en tarrina pequeña (3,75 o 3,25 euros, con o sin toppings) o grande (4,75 o 4,25 euros). ¡También tienen tarrinas de 500 ml take away!
  •  Panet: Recomendado para los más golosos. Brioche relleno de helado (del sabor que tu prefieras), acompañado de toppings (siropes varios, brownie, nubes, frutos secos tipo avellana garrapiñada o almendra tostada, etc) con un toque de calor final (en la máquina especial de panets) quedando calentito por fuera y fresco por dentro, un contraste muy especial.  Precio: 4,95 euros.
  •  Polos: Para los que os gusta cuidar la línea, los sorbetes de fresa, arándanos o ciruela que cobran singulares formas como  la “Rocanas” con la forma de nariz de su creador Jordi Roca, o el Oso del madroño como homenaje a la capital, son perfectos aliados.

 

image
“Rocanas” y “Helado Oscuro”

3. ¿Te apasiona el chocolate y las cookies?, ¿te consideras un #nutellafan? Si las respuestas han sido afirmativas,  no te prives y acércate a LA PECERA para probar su Taiyaki, que originalmente da nombre a un pastel japonés con forma de pez que, tras triunfar en NY, ha llegado pisando fuerte a la capital. Si aún no has caído, me refiero al famoso pez que, desde su apertura, inunda con fotos las redes sociales. Y no es de extrañar, porque su encantadora forma de pez aparte de resultar muy ergonómica, es lo más.

Pero su atractivo no es lo único que lo ha hecho famoso. La textura del cono más próxima a la de un gofre que a la del tradicional barquillo del cucurucho y el estilo soft del cremoso helado, es todo un éxito.

image
Taiyaki, Pecera.

Llegó la hora de pedir: Puedes optar por pedirte las propuestas de la pizarra, como el Pez Paloma relleno de helado de vainilla, palomitas dulces, chocolate y sirope de caramelo salado, o el Pez Unicornio: que con su oblea, chocolate blanco, cheesecake y algodón de azúcar, se ha hecho con el top1.
O también, puedes diseñarlo a tu gusto, eligiendo tipo de pez (vainilla o chocolate), sabor del helado (ahora cuentan con dos sabores tradicionales de vainilla y chocolate y otros dos que, aunque anuncian que irán rotando, ahora mismo son matcha y salty caramel), relleno opcional de Nutella (sí, sí te atiborran el fondo de esta maravilla), y los toppings entre los que podéis encontrar cookies, galletas, nubes quemadas, siropes o palomitas caramelizadas, entre otros muchos.

Como sé que os he convencido y que ya estáis haciendo hueco en vuestras agendas para haceros con vuestro Pez, aquí os dejo la dirección: C/Velarde, 2, en el corazón de Malasaña.
Precio: taiyaki helado, 3,5 euros sin topping y 4,5€ con topping.

Top escenas inolvidables de comida en el Cine

La comida, ese elemento que consigue llenarnos de alegría, de gozo y que tanto codiciamos, ese, que nos hace pasar tan buenos y tan malos, embarazosos, humillantes, fatigosos y fastidiosos,  momentos. El Cine, ha recogido muchos de ellos y he querido traeros mis favoritos.

Quién no ha sentido nunca la desesperación de estar 24/7 cocinando, poniendo todo su empeño, sientiéndose todo un chef con un par de Estrellas Michelín para después encontrarse con “algo” que ni por asomo se parece a la receta. Ya no por el sabor (que muchas veces ni llegas a probar por la mala pinta que tiene), sino por el aspecto. Pues bien, cuando os sintaís un chef estrellado, y estéis a punto de colgar el delantal, ¡ALTO! no lo hagáis, antes pensad en la famosa sopa azul (si se puede llamar así) de Bridget, que creo que jamás nadie podrá superar:

blue-soup
El diario de Bridget Jones

Sino eres el/la princesa/príncipe de Mónaco, ni te codeas con la realeza, muy probablemente nunca te hayas tenido que enfrentar al indeseable momento de tener que elegir entre 7.000.000 de cubiertos, perfectamente ordenados de pequeño a mayor, con púas diferentes, colocados con tanta minuciosidad, que hasta da pavor coger alguno y estropear la impecable composición. Pues bien, a parte de tener que hacer uso de tu infalible reojo para imitar disimuladamente al de al lado, tú haz como si hubieras nacido con una cubertería bajo el brazo y corriera sangre azul por tus venas, e inspira confianza y seguridad. Y sino, que se lo pregunten a Julia Roberts, a quién se lo pusieron especialmente difícil con un plato de resbaladizos caracoles (pardon, “escargots“).

pretty - copia
Pretty Woman

Estoy segura de que otros muchos, voluntariamente, por compromiso (por mostrar respeto a alguna cultura) o tal vez por venganza/reto de algún amig@ os habéis armado de valor y habéis querido/tenido que abrir vuestro horizonte gastronómico. No, no me refiero a incorporar el Sushi en tu vida, sino a engullir bichos, insectos y animales muy raros y, a priori, poco apetecibles. Pues bien, no sé (ni quiero saber) con cuáles os habéis atrevido, pero estoy segura de que muy pocos podréis superar este momento mítico de Indiana Jones en que le ofrecen una sabrosa cabeza de mono.

monkey
Indiana Jones y el Templo Maldito

Suicidio gastronómico: dícese del acto que consiste en comer cantidades desmedidas de comida sin parar, hasta tal punto que parece que te importa muy poco morir en el intento. Al leer esta definición, a muchos os habrá venido a la mente las largas y copiosas cenas de Navidad en las que no solo sales con +5 kg sino que crees que el botón de tu pantalón cerrado a (máxima) presión, va a salir disparado y que no vas a ser capaz de andar poco más de medio metro. Otros, también habreís recordado esas comidas de la abuela en las que te prepara no menos de 5 platos y que pretende que no dejes ni rastro y, como lo último que quieres es ofender a tu adorada abuelita, te los comes y hasta le dices que qué hay de postre. ¡Todo sea por la Nonna! Los que aún no habéis protagonizado alguna de estas escenas porque sois capaces de contener y de derrotar la Gula o porque cuidais la línea a rajatabla, aquí os dejo la escena de una película que no os podéis perder y que os permitirá participar de estas situaciones pero libre de kilos!

1440949673773
La grande bouffe.

Qué rico está el marisco, ¿verdad? Las gambitas, las cigalas y, si estamos de celebración, por qué no, unas langostas bien hermosas. Qué ricas, y ¡qué horrendas! No sé si alguna vez os habéis tenido que enfrentar a ellas, no como comensal (que esa es la parte fácil) sino como cocineros, veréis como la cosa cambia. Parece que sus patas (que parecen garras), sus bigotes, más largos que los de Dalí,  y sus enormes ojos negros, van a atraparte de un momento a otro. Así que una advertencia a los graciosillos, con eso no se juega, y sino que se lo digan al pobre Woody que sufrió la perversa broma de Annie.

AnnieHall_055Pyxurz
Annie Hall

No todo son momentos awkward, y para demostrároslo, aquí os dejo uno de mis favoritos con mis adoradas Idgy y Ruth. LLeno de buen rollo, cachondeo y mucho, mucho chocolate. Sorry Sheriff, ellas también tienen sus armas.

fgt
Pimientos verdes fritos

Aquí va otro de mis favoritos, ¿por qué? Por que nadie come como él, porque el Apple Strudel (Apfelstrudel) jamás volverá a tener sentido sin él. Porque él logra sacar todo lo mejor de un hojaldre relleno de compota de manzana y, sólo él, es capaz de inundar toda la habitación a base de masticar con un estilo y una personalidad arrebatadora y, por todo lo anterior, de convertir esta escena en una de las más memorables del cine. Christoph Walz, molas.

chirstoph walz bastardos2
Malditos Bastardos

LLega el viernes por la noche y…emergencia!! No hay plan! ¿cómo?, ¿he entendido bien? Sí, sí, te quedas en casa. Bueno no pasa nada, no voy a caer en el sofá-peli-manta, me niego. Voy a montarme un festín, voy a poner un par de velitas para darle un toque chic y además voy a cenar en el salón, nada de comer en la cocina, ¡un poco de glamour por favor! Esto de cenar solo no está tan mal, de hecho, me está empezando a gustar. Colocas todo con mucho cariño, mantel mono, copita de vino, enciendes los cirios y la música, te sientas presidiendo la mesa (hombre no, hay que aprovechar la ocasión) y……Vaya fiasco, mira que los macarrones gratinados tienen un pintón pero creo que no tengo ni hambre, si los concompartiera con alguien estoy segura de que sabrían infinitamente mejor. Pues así, así es como os habréis sentido alguna vez y así es como se sintió nuestro atrevido Macaulay Culkin que tanto marcó mi infancia. Yo jamás me olvidaría de ti, Kevin.

mac-and-chese
Solo en casa

Seguro que muchos de vosotros os habéis atrevido con la Cocina y os habéis apuntado a algun curso para lograr sacar ese mini chef que todos (o casi todos) llevamos dentro. Y seguro que habéis temido EL momento Masterchef en el que tu profesor se acerca con una cuchara y mientras te mira con el ceño fruncido se aproxima irremediablamente a tu plato (si se puede llamar así) para catarlo. Mientras, se te queda una cara de miedo/canguelo, exactamente igual que la de Audrey Hepburn mientras sostiene su tímido Soufflé.

sabrinasufle
Sabrina

Convocar cena de amigos este fin de semana significa ir a la compra y hacerte con medio súper, mirar todo tipo de recetas molonas por internet y programarte para que no te pille el toro. Pues al final ni recetas molonas, ni organización, ya es viernes y no tengo nada. ¿Solución? Voy a hacer unos canapés monísimos y deliciosos que al fin y al cabo a todo el mundo le encantan y me vengo tan taaaan arriba que si éramos 6 he hecho comida como para 200 personas. Bueno, no pasa nada, el lunes lo llevo a mis compis de trabajo que seguro que quedo fenomenal.

original
El Gran Hotel Budapest

Por último me despido con esta escena que seguro que os resultará familiar. Matilda, la inofensiva niña con poderes que tanto nos hizo disfrutar, volar y ¡pasar hambre! Entre este apetitoso pastelito de frambuesas y la dichosa tarta de chocolate tamaño XXXXXXL de Bruce, no nos lo puso nada fácil.

3cd0be27a2343592941b4bee660da3e6
Matilda

Hasta pronto!

 

 

 

 

 

 

 

 

BiBo. Andalusian Brasserie & Tapas.

image

Adentrarse en BiBO Madrid, no es sólo colarse en uno de los restaurantes más trendy de la capital, sino viajar a otro lugar, concretamente, a la tierra del Chef Dani García, frente al alumbrado de la portada de la Feria de Málaga (nada más y nada menos que unas 7.000 bombillas), e incluso, a otra época, al Tour du Monde de Julio Verne de la mano de Phileas Fogg en el espectacular globo aerostático que se alza en el centro de la barra donde sirven unos cocktails de primera. Todo depende de cómo, o mejor dicho, de a dónde se mire.

image

Podrán pareceros disparatadas estas comparaciones pero, si os animáis a visitarlo, vosotros mismos seréis testigos de la sobrecogedora decoración de Lázaro Rosa-Violán. Esta advertencia se la lanzo incluso a los afortunados que ya conozcan el original BiBo de Marbella (situado en el lujoso Hotel Puente Romano) porque son dos universos completamente diferentes (aquí no encontraréis ni terraza, ni Rincón de la abuela). Lo que sí conserva de su famosa brasserie andaluza, como no podía ser de otra manera, es el alma de la carta o como dice el propio chef de “la guía de viajes” porque en ella ha plasmado todo lo que ha aprendido en sus recorridos por todo el mundo. Por ello, no os extrañe encontrar un mix de recetas cosmopolitas e innovadoras fusiones con  las más tradicionales como el salmorejo o las afamadas croquetas de jamón y de tinta de chipirones o las abundantes referencias de vinos de Jerez.

Como novedad, incluye una “Oda al atún rojo de Barbate” o lo que es lo mismo, una página entera dedicada a ocho platos diferentes de atún, protagonista ineludible de su carta y  de su restaurante,  con esa impresionante escultura de un atún gigante que corona y reina la sala.

Adelantaros que, en general, a pesar de que nuestra experiencia fue muy agradable y satisfactoria, creo que aún le falta rodaje. Por ejemplo, el timing entre plato y plato fue un tanto anárquico y, en algunos casos, se hizo larga la espera lo que no es de recibo en un sitio de estas características. El trato, sin embargo, fue muy amable y atento.

Ahora sí, que sí, hablemos de lo importante:

Cuando os sentéis, os ofrecerán una infinidad de cocktails que no podréis resistir. Desde Peruvian Martini, Ponche de Jerez, o Bloody Maria (que no Mary), a piscos y tequilas muy rompedores que hacen muy difícil la elección. Nosotros caímos rendidos ante el Whisky Sour de vainilla y caramelo cuya presentación -que hace homenaje a las barricas curadas en Jerez bajo la técnica del ahumado-, estoy segura de que os camelará.

Platos aconsejados que no podéis dejar de probar:

  • Cangrejo Real Noruego Glaseado: Consiste en una serie de patas de cangrejo XXL (tamaño cigala) glaseada, con limón y polvo de nori. En una palabra: espectacular. La carne tierna tierna, se deshace en la boca y la salsa le da un toque sabrosísimo (os tengo que reconocer que, nos gustó tanto, que acabamos pidiendo una segunda ración).
  • Tartar de atún Blue Fish con aceite arbequina: para los amantes y entendidos del atún sabéis que este tipo de pez son palabras mayores y, Dani, también lo sabe. Por eso se sirve tan sólo con un chorrito de aceite de arbequina que potencia el sabor de los suculentos dados del tartar.
  • Baby hotdogs: Pequeños hot dog de salchicha ibérica acompañados de salsa tártara y cebolla frita. Lo incluimos aquí pese a que no es un plato tan imponente como los anteriores ya que resulta curiosa la vuelta que ha querido dar a este ya legendario plato, acompañándolo de salsa tártara sobre un panecillo estilo bao muy gustoso.
image
Cangrejo Real Noruego glaseado

 

image
Tartar de atún
image
Baby hotdogs

Desaconsejados ( y ahora entenderéis por qué):

  • Ceviche de corvina con ají amarillo, maíz fresco y seco, manzana verde, tomate seco y jalapeños. Soy muy fan del ceviche y, sobretodo, una aficionada al ceviche de corvina y os aseguro que, aunque el intento es bueno tanto por composición como por presentación, creo que no ha conseguido dar en el clavo. El punto ácido y los contrastes de texturas están presentes, pero parece que no han encajado del todo. Confiamos en que le dé una vuelta y que la próxima vez que volvamos lo haya conseguido.
  • Steak Tartar de solomillo de ternera, foie gras rallado, mostaza de Dijon y regañás. De este plato, me gustaría apuntar varias cosas. En primer lugar, lo que más nos sorprendió fue la propuesta de servirlo con foie. Me atreveré incluso a decir que, quién pide un Steak Tartar, espera encontrarse con ese sabor a alcaparra y ese toque picante que lo caracterizan porque no necesita más, por eso me estoy pidiendo un tartar (preparación de carne o pescado crudo picado muy fino). Además, el toque a mostaza lejos de ser ligero resultaba excesivo, tanto, que el color rojo se veia dispersado y convertido en rosa por culpa de la deliciosa e involuntariamente culpable, mostaza. Corriendo un tupido velo, también hay hueco para algún alago y, el acompañar el plato de regañás en lugar de con unas simples tostas, nos pareció un toque muy simpático y un claro guiño a su tierra.
image
Ceviche de corvina
Nosotros fuimos a cenar porque, a parte de que es lo que más nos gusta, creíamos que la decoración se iba a lucir mucho más, no obstante, creo que BiBO Madrid también es un lugar perfecto para disfrutar de una copa o un cocktail,  un café (con una carta de merienda de 16.30 a 19.30 h) o disfrutar de un brunch el fin de semana. Un concepto 360º que fusiona lo más cosmopolita del mundo con lo más tradicional de nuestro país.
Por último y no menos importante: las aperturas de Bibo (Madrid y Marbella) han venido acompañadas por el lema que acuña el Chef Dani GarcíaLa democratización de la alta cocina”, con el propósito (factible o no) de ofrecer platos de alto nivel para todos los bolsillos. ¿Lo ha conseguido? Creo que no existe mejor manera de saberlo que comprobándolo vosotros mismos.
common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128common-star-favorite-bookmark-glyph-128
15417     Bar de tapas, brasserie, raw & oyster bar con toque andaluz.
202365-200.png 35-70 euros per cápita.
phone_icon-icons.com_48251.png     +34 918 05 25 56
images Paseo de la Castellana, 52, 28046, Madrid
 
¿Quieres descubrir más novedades? Haz click aquí!
 

De pintxos, con TX

Hoy nos vamos al norte, casi a la frontera con Francia y os traigo una ruta muy especial, y sobre todo muy pero que muy apetitosa. Me refiero a la que podréis disfrutar a lo largo de las calles San Pedro y Santiago (San Pedro y Santiago Kalea), en Fuenterrabía (Hondarribia), un pequeño pueblo que brilla por su encanto (como su casco histórico amurallado, el barrio de La Marina con las casas tradicionales de colores de los pescadores o el Monte Jaizquíbel) pero, sin duda, desde hace ya unos años atrás, por su oferta gastronómica.

Antes de empezar con la retaila de bares y tabernas, os adelantaré que, el auténtico vasco, se toma uno o dos pinTXos (no más) acompañados de un Chacolí bien frío (“txakolin” en euskera y que da nombre al vino blanco que se produce en las regiones del País Vasco por las zonas de Guetaria y Zarauz) o un Zurito (equivalente a una media caña, medida perfecta para moverte de un sitio a otro) y luego, come tranquilamente en su casa. Pues bien, nosotros, y muchos de los forasteros que inundamos la calle, hacemos como si la cosa no fuera con nosotros, y nos hinchamos a pintxos, literal.

Así que si eso de no seguir las costumbres va con vosotros y os apetece poneros hasta arriba de pintxos, aquí os dejo nuestra ruta favorita:

Resultado de imagen de png tapasRafael: Para abrir el apetito os recomendamos unas ricas rabas de calamar.

imagesSan Pedro Kalea, 10

Resultado de imagen de png tapasLekuona: En una verdarera ruta de pintxos, nunca puede faltar una buena tortilla de patata y esta taberna es conocida por hacer la más rica de todas desde 1960. Regentado por la familia desde su apertura, destaca por su amabilidad y simpatía.

imagesSantiago Kalea, 10 (tiene entrada por San Pedro).

Resultado de imagen de png tapasBar Ignacio: Este pequeño rincón es uno de los más concurridos y alberga uno de nuestros favoritos, LA bola picante, que es una enorme bola de carne picada picante rebozada y muuuuy tierna. También las gambas gabardina y el crepe relleno de txangurro son otra de sus especialidades.

imagesSan Pedro Kalea, 20

Resultado de imagen de png tapasYola Berri: Es uno de los espacios más grandes y tienen varias mesas para comer sentado tanto dentro como fuera (perfecto cuando el tiempo da tregua y el sol caldea el ambiente), pero os recomendamos que sigais la ruta y vayais directos a su barra que esconde el delicioso pimiento relleno de carne y las patatas bravas con ali oli.

imagesSan Pedro Kalea, 22

Resultado de imagen de png tapasTxantxangorri: Calidad y tradición es lo que define a esta taberna. Famosa por sus anchoas frescas, su tortilla de bacalao y croquetones de jamón (como las de Lucio).

imagesSan Pedro Kalea, 27

Resultado de imagen de png tapasEl Gran Sol: Probablemente el más renombrado de la región, ganador de varios premios  obra del chef vasco Bixente Muñoz, uno de los más prestigiosos en el ámbito de la cocina en miniatura. Destaca por la elaboración de sus pintxos, con un aire moderno que rompe con la tradición del resto de tabernas. En la barra encontraréis expuestos varios de sus pintxos, pero nuestros favoritos son los calientes que están en carta: Huevo mollete sobre migas del pastor al chipirón con jugo de ave, Foie Micuit con Queso y reducción de mosto con mostaza, Foie Fresco a la sartén con reducción de piña y cabello de ángel y uno de los premiados y lo más reclamados el conocido “Jaizkibel”, un champiñón relleno de mousse de queso con jamón ibérico y ali oli.

image
Jaizquíbel
image
Foie micuit con queso
image
Huevo Mollete

imagesSan Pedro Kalea, 63-65

Resultado de imagen de png tapasItsaspe: Justo al final de la calle se esconde EL pintxo de queso. Si lo ves en la barra no dice nada, pero cuando sale de la cocina cual volcán todo derretido y cuando su olor  invade en tan solo unos segundos toda la sala, te das cuenta de que ese pintxo debe de ser tuyo. Cremoso y muy sabroso, perfecto para compartir (porción muy generosa).

image
Pintxo de queso, Itsaspe.

imagesSan Pedro Kalea, 40

Si por casualidad, os quedarais con hambre y queréis terminar con algo dulce quedaros con este nombre: Pastelería Kai Alde. Todo de elaboración casera: bizcochos, palmeras, pasteles y nuestro favorito, el pan brioche acompañado de mermelada casera.

imagesBernat Etxepare Kalea, 3

Arquitectura entre vino y vino

Planificar una ruta de vinos recorriendo las bodegas de la Rioja, siempre es un buen plan pero ¿qué me decís si a ese placer gustativo añadiéramos un deleite extra? Pues bien, es posible, y nosotros tenemos la receta.

Es cierto que nosotros tenemos la receta pero los ingredientes los tienen las bodegas más vanguardistas de la Rioja Alavesa que son las que hemos seleccionado para este post. Eso sí, queremos advertiros de que esto no acaba aquí, ya que a lo largo y ancho de la Península en otras denominaciones de origen que no son Rioja, también podréis encontrar otras maravillas a la altura de las que hoy os presentamos.

Como ya sabréis, Haro, que es sin duda el pueblo más sonado, es la región por metro cuadro que más bodegas alberga pero no por ello hay que dejar de visitar otros pequeños pueblos que esconden estas increíbles obras de arte.

Si os acercáis hasta Elciego (Rioja Alavesa) encontraréis las famosas bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal (este es su nombre completo) y su imponente hotel de lujo, obra del canadiense Frank O. Gehry que también fue responsable del diseño del famoso Museo Guggenheim de Bilbao (lo que muchos habréis podido deducir dado su gran semejanza por las cubiertas de titanio y las formas curvilíneas y retorcidas). Tenemos que reconocer que, aunque la calidad del producto ya hacen de la visita a las bodegas una gran experiencia, el tener la oportunidad de pasear entre los viñedos y de estar catando un buen rioja con esta panorámica, no tiene precio, y sin duda, intensifica la experiencia haciéndola mucho más agradable. No hace falta ser un gran entendido ni un amante de la arquitectura para sentirlo. Sino nos creéis, acercaros y comprobadlo vosotros mismos.

Para los que os hayamos convencido: 12 euros por persona que incluyen visita a la bodega y cata de Marqués de Riscal Verdejo (D.O. Rueda) y Marqués de Riscal Reserva (D.O.Ca. Rioja).

Advertencia: en la cata no dan más que unos picos de acompañamiento por lo que os recomendamos que lleguéis con tiempo y os toméis alguna tapita (tienen buenos quesos) en la barra que tienen en la entrada para asentar el estómago!

Para los que os apetece disfrutar de esta experiencia a tope (cueste lo que cueste) cuentan con catas privadas más completas llamadas “Finca”, “Inspiración” y “Selección” que incluyen visita a bodega y aperitivo de jamón ibérico, queso Idiazábal y chorizo riojano. Para más información, pinchad aquí.

image

phone_icon-icons.com_48251.png 

Llegó el turno de Ysios (también situada en la Rioja Alavesa), otra de nuestras favoritas. En este caso le debemos este portento a nuestro compatriota Santiago Calatrava quién logró crear una estampa totalmente diferente a la anterior pero que nada tiene que envidiar. Lo que más nos impactó fue la fusión de las bodegas revestidas de madera y aluminio con la Sierra de Cantabria (tuvimos la suerte de verla nevada) que asoma justo por detrás, una maravilla. El interior vanguardista también es digno de ver por lo que os recomendamos que os animéis a visitarla y a catar dos de sus vinos más aperitivo por 15 euros por persona. Más información aquí.

thumbnail_fullsizerender

phone_icon-icons.com_48251.png     +34 945 60 06 40

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estrenamos blog!

Hace poco más de un año empezamos este periplo de la mano de Instagram compartiendo fotografías de nuestras experiencias gastronómicas. Poco a poco, se nos ha ido quedando pequeño ya que son muchas las historias, recomendaciones y descubrimientos, que queremos seguir compartiendo con vosotros y por eso, hemos apostado por algo más grande.

Hemos querido hacer algo sencillo pero al mismo tiempo lleno de contenido (con imágenes e información ampliada) para que podáis conocer y disfrutar de cerca las #experienciastotongue.

A todos los que nos estáis leyendo os invitamos a uniros a nuestra máxima: “Tripa vacía corazón sin alegría”.

¡Bienvenidos a To-tongue!