Comer en La Rioja

Porque a La Rioja no sólo se va a beber, también a comer, os vamos a recomendar algunos sitios que podéis incluir en vuestra ruta de vinos.

Para empezar, aquí os dejamos uno de los clásicos, uno de esos lugares que se ha convertido en una parada obligatoria si se está de paso por Haro. También conocida como “La capital del Rioja”, famosa no sólo por albergar renombradas bodegas sino por su riqueza en patrimonio artístico y cultural que se puede conocer simplemente paseando por las calles de la “Herradura” que es así como se conoce al casco antiguo que fue declarado Bien de Interés Cultural.

Pues bien, ahí mismo, en la calle Lucrecia Arana 17, encontraréis Casa Terete, especializado en el cordero de lechal asado, cocinado en su centenario horno de leña acompañado de una ensalada, una exquisitez. La calidad del producto es uno de sus secretos, por ello el cordero lechal -que es seleccionado personalmente-, nunca tendrá más de veinticinco días, y culminará con un asado muy lento y paciente. De primero, podéis optar por la menestra y, si es temporada, por las alcachofas de Calahorra.

image
Cordero lechal, Casa Terete, Haro.

De paseo por “La Herrera” nos topamos con un precioso edificio, se trataba del famoso Claustro de los Agustinos que ha sido convertido en un acogedor hotel. Cuando entramos a visitarlo, no pudimos evitar la tentación de cotillear el restaurante (El Claustro) y de analizar la carta de arriba a abajo y de abajo a arriba. Pues bien, a los pocos minutos estábamos reservando una mesa para cenar esa misma noche ya que no pudimos resistir las ganas de probar el Menú del Chuletón (1kg para compartir) que incluye aperitivo del día (en nuestro caso fue una rica y calentita crema de calabaza, perfecta para asentar el estómago), ensalada de temporada, chuletón de vacuno con patatas y piquillos, pastel ruso con helado de vainilla de postre con agua, pan y café por 28 euros persona (no, no se trata de ninguna broma). La velada fue excepcional, nos dieron una mesa bajo el pórtico justo en el patio del claustro, una maravilla. El servicio fue muy atento, y quedamos  muy satisfechos con todos los platos. Súper recomendable!

 

 

A continuación, queremos presentaros las Bodegas BAIGORRI, un gran descubrimiento en La Rioja Alavesa.

En concreto, su espectacular restaurante que se encuentra a pies de sus  viñedos que, por cierto, son de cultivo sostenible. La opción más recomendable es la del final feliz (no malpenséis) nos referimos a la de combinar la visita a la bodega con la cata de 4 vinos (Rosado, Blanco fermentado en barrica, Tinto Maceración Carbónica y Tinto Crianza) y acabar con un suculento Menú Degustación  por 47 euros por persona (frente a los 12 euros de la visita que sólo incluirían la cata de su vino Blanco y su Tinto Maceración Carbónica). Si vais acompañados de churumbeles cuentan con un Menú Infantil por 20 euros. También disponen de menús especiales para celiacos y vegetarianos que podéis conocer más detalles pinchando aquí.

Del menú destacamos:

  • Pochas a la riojana con su guindillita (nos pirran los platos de cuchara).
  • Carrillera de ibérico al BAIGORRI Maceración Carbónica con habitas confitadas y cebolla deshidratada.

Lo que más nos impactó de la visita fue la urna de cristal de 400m2 (se dice pronto) que compone el edificio en la parte superior y que, en principio, a modo de mirador, ofrece unas vistas privilegiadas de los campos de viñedos de Samaniego. Digo en principio, porque en nuestro caso la experiencia fue ligeramente diferente ya que ese día había una densa niebla que no permitía ver más allá de los cristales (podéis haceros una idea en la fotografía) por lo que tuvimos que dejar volar nuestra imaginación siguiendo las indicaciones de la simpática guía que nos invitaba imaginarnos (no cabía otra opción) los viñedos.

Para terminar, apuntar que una de las ventajas de BAIGORRI es su fantástica ubicación ya que en los alrededores encontrareis otras bodegas que os podéis animar y visitar.

image
Restaurante de las Bodegas BAIGORRI, Samaniego

Nos gusta la variedad y por ello, frente al tradicional cordero asado también quisimos darle una oportunidad al lado más vanguardista de La Rioja. Para ello, nos trasladamos a un pequeño pueblo de la Rioja Alavesa llamado Villanueba de Álava en el que entre sus edificios asoma un edificio que rompe con el paisaje que le rodea y que alberga al conocido Hotel Viura. Si tenéis la opción de hospedaros, no lo dudéis, es toda una experiencia por el diseño del edificio (tanto por dentro, salones y habitaciones y el Wine Bar, como por fuera) es realmente espectacular. El desayuno y del servicio, un 10.

Pero a lo que vamos, el restaurante ofrece una carta (los platos rondan 20-35 euros) o bien un Menú Degustación por 60 euros que se puede ampliar con un maridaje de vinos de la región  por 25 euros más.

Destacamos:

  • Cremoso de Patata Nueva y Ensalada de Txangurro Picante, Barbacoa de Tamarillo, Infusión de Cordero y Brotes de Cilantro.
  • Tartar de Jabalí Marinado, Chiles Toreados, Barbacoa de Tomatillo de Árbol, Mayonesa de Yuzu y Tamarindo.

Como veis, la propia decoración ya anticipa el sabor de sus platos, combinando elementos de la cocina tradicional vasca y riojana y del vino de la región, como son las barricas que cuelgan del techo, con el toque de creatividad que hacen especiales sus platos.

image
Restaurante del Hotel Viura, Villanueba de Álava.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s